Skip to content

En México, Chile, Perú y Uruguay (imagen) ya se implementa el etiquetado octagonal. | EFE/José Pazos

10 preguntas para entender en qué va la implementación del etiquetado nutricional

El Consejo de Estado está estudiando nuestra demanda contra la Resolución 810 de MinSalud. Respondemos varias preguntas para explicar sus implicaciones.

Por: July 21, 2022

El Consejo de Estado está estudiando una demanda de Dejusticia contra la Resolución 810 de 2021, que regula el etiquetado de advertencia de los productos ultraprocesados. En ella pedimos que se declare la nulidad de esa norma porque no se basa en la mejor evidencia científica y algunos de sus apartados pueden tener consecuencias negativas para la salud pública.

Acá respondemos 10 preguntas clave para entender la demanda y en qué va la implementación de la Ley Comida Chatarra. 

¿Qué pide Dejusticia en la demanda? 

Le pedimos al Consejo de Estado que declare la nulidad de la Resolución 810 de 2021 y que le ordene al Ministerio de Salud crear una nueva regulación con base en los lineamientos establecidos en la Ley Comida Chatarra (Ley 2120 de 2021). También les pedimos a los jueces que, mientras deciden, suspendan la Resolución como medida cautelar para evitar, entre otras cosas, que los pequeños y medianos productores inviertan en la implementación de un etiquetado cuya regulación podría declararse nula.

 ¿Qué implica que el Consejo de Estado haya admitido la demanda?

Significa que la está estudiando y al finalizar el proceso adoptará una decisión sobre si la Resolución es nula o no. Este es apenas el inicio del proceso y todavía no existe una decisión de fondo.

¿La Resolución 810 sigue vigente? 

Hasta que el Consejo de Estado emita una decisión de fondo, la Resolución seguirá vigente y válida. 

¿Cuándo habrá un fallo sobre la demanda?

No lo sabemos, pero sí sabemos que el Consejo de Estado tiene plazo hasta la última semana de julio para decidir sobre las medidas cautelares. 

¿Por qué demandaron la Resolución 810?

Por cuatro razones:

  1. Los sellos que establece (circulares) no cumplen con la mejor evidencia científica disponible, libre de conflictos de interés.
  2. Se presta para confundir al consumidor, pues permite incluir unos “sellos positivos” y declaraciones nutricionales, como “alto en vitaminas”, al tiempo que dice “alto en azúcares” o “alto en sodio”. Esto le resta efectividad y claridad al etiquetado. 
  3. Establece unos estándares muy bajos para que algunos productos lleven sello de advertencia. De esta forma, desconoce los estándares de la Organización Panamericana de la Salud. 
  4. Desconoce más de 2400 recomendaciones de la sociedad civil, salubristas y nutricionistas. Por el contrario, favorece las sugerencias de la industria de ultraprocesados.  

Conoce los argumentos en detalle aquí. 

¿Cuál es el problema con el etiquetado circular?

Estos sellos no responden a la mejor evidencia científica, pues solo se han implementado en un país (Israel) y apenas desde 2020. Además, no sería tan efectivo: en un estudio liderado por la Universidad Nacional y la Universidad Javeriana, el 49% de los participantes afirmó que los sellos octagonales les advirtió de manera más clara el contenido de los productos ultraprocesados, mientras que solo el 21% escogió los circulares. En países como Chile y México se han realizado estudios similares. 

Además, los sellos circulares se han usado históricamente para mostrar calidad, mientras que los octagonales nos hablan de advertencia. Según un estudio de Michael W. Riley y otros, el círculo no suele ser percibido como una señal de advertencia. 

¿Por qué ya estamos viendo sellos redondos en algunos empaques?

Porque algunas empresas están colocando el sello de manera voluntaria en los empaques. La razón es que la Resolución 810 permite implementar el etiquetado voluntariamente hasta diciembre de 2022, y desde esa fecha pasaría a ser obligatorio. Por eso enfatizamos en la urgencia de que el Consejo de Estado dicte la medida cautelar y suspenda la Resolución de inmediato. 

Otras preguntas clave

¿Por qué es importante tener un etiquetado de advertencia?

Para Mercedes Mora, nutricionista y profesora de la Universidad Javeriana, “es importante advertir a toda la población, pero en especial a niños, niñas y adolescentes, sobre la presencia de estos productos con exceso de azúcar, grasas saturadas y sodio porque existe evidencia que relaciona su consumo con el riesgo de sufrir enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión, accidentes cerebro vasculares, entre otras”. 

¿Qué tan efectivos han sido estos sellos en otros países? 

Los sellos octagonales se han implementado en países como Chile (2016), Uruguay (2018) y México (2019), con efectos positivos. 

En Chile, desde que existe el etiquetado octagonal, ha disminuido el consumo de bebidas azucaradas en un 24%, de sodio en un 37%, y de grasas saturadas en un 16%. En México, estudios estiman que cinco años después de la implementación del etiquetado de advertencia, la prevalencia de obesidad podría reducirse en un 14,7%

¿El etiquetado va a acabar con la obesidad?

Aunque la obesidad tiene múltiples causas, la evidencia muestra que la dieta es un factor determinante. El etiquetado, junto con otras medidas como la restricción de la publicidad y venta de ultraprocesados en colegios, y el impuesto a las bebidas endulzadas, tendría impactos significativos en la reducción del consumo de estos productos y, como consecuencia, en los índices de obesidad y enfermedades crónicas asociadas. 

Powered by swapps
Scroll To Top