Skip to content

La situación de inseguridad alimentaria se hace más crítica entre algunas poblaciones como los pueblos indígenas y las personas migrantes. |

6 columnas que analizan las diferentes caras del hambre en Colombia

En estos textos analizamos la inseguridad alimentaria del país desde distintas perspectivas como la economía, la población indígena y las personas migrantes.

Por: May 18, 2022

A inicios de este año, la FAO publicó un informe que puso al hambre en el centro de la polémica luego de alertar que Colombia podría sufrir una crisis de seguridad alimentaria. Aunque la metodología del informe fue criticada por el Gobierno, es innegable que gran parte del país sufre para alimentarse. Esta situación se hace más crítica entre algunas poblaciones como los pueblos indígenas y las personas migrantes. 

Por eso decidimos escribir una serie de columnas para profundizar en las aristas del hambre en Colombia de cara a la coyuntura electoral. Estos textos se publicaron en El Espectador entre febrero y abril de 2022.


Relacionado:

7 problemas alimentarios que enfrentará el próximo presidente

 

1. Un panorama innegable: Hambre en Colombia más allá de la FAO

En la primera columna de la serie, Diana Guarnizo, directora del área de Justicia Económica, presenta algunas cifras que revelan el panorama de inseguridad alimentaria en el país y explica algunas causas sociales, económicas y climáticas de la misma. Al final menciona algunas políticas necesarias para hacerle frente al problema. 

“Con frecuencia se suele pensar que el hambre es una fatalidad, como un accidente o un castigo divino. Aunque es cierto que el cambio climático y la densidad demográfica pondrán al límite los sistemas alimentarios actuales, todavía vivimos en un planeta y un país que tienen la posibilidad de alimentar a toda su población”.

2. Las causas económicas: Los factores económicos detrás del hambre en Colombia

Alejandro Rodríguez y Diana Guarnizo explican en esta columna algunos aspectos económicos, tanto estructurales como coyunturales, que han llevado a agravar el problema del hambre en el país. También presentan algunas medidas que debería implementar el próximo gobierno en el corto y largo plazo. 

“El precio de la comida aumentó más que el de otros bienes y servicios durante 2021. Este incremento responde a una combinación del alza de precios internacionales, particularmente en los combustibles, la devaluación del peso colombiano y al aumento del valor de los insumos agrícolas”.

3. El conflicto: Inseguridad alimentaria y conflicto armado: un círculo vicioso

En esta columna de Colombia+20, los investigadores Julián Gutiérrez y Natalia Torres explican cómo se relaciona el desplazamiento forzado con la inseguridad alimentaria y recuerdan algunas de las políticas que consigna el Acuerdo de Paz sobre este tema. Luego analizan cómo va la implementación de una de esas políticas: el Plan Nacional Rural para la Garantía Progresiva del Derecho a la Alimentación. 

“Una de las tareas fundamentales en relación con la implementación del acuerdo de paz que tenga impacto territorial es la creación de una política pública que garantice la seguridad y soberanía alimentaria de las comunidades más afectadas por el conflicto”.

4. Población Wayúu: Hambre en La Guajira, una deuda que no se salda

Adriana Torres y Julián Gutiérrez ponen la lupa sobre algunos indicadores de desnutrición infantil en La Guajira. Desde la sentencia de 2017 que declaró el estado de cosas inconstitucional en el departamento, 374 niños han muerto por desnutrición.

“El Estado colombiano tiene deberes constitucionales y órdenes judiciales concretas para satisfacer el derecho humano a la alimentación en La Guajira, una deuda histórica que aún está lejos de cumplirse”.

5. Población migrante: Hambre y migración, soluciones más allá de la regularización

La investigadora Adriana Torres analiza algunas de las políticas del Gobierno Duque para hacerle frente a la inseguridad alimentaria de la población migrante venezolana. 

“Tomarse en serio el derecho humano a la alimentación pasa por entender su carácter universal, toda vez que el hambre y sus efectos no responden a un estatus migratorio regular o irregular”.

6. La obesidad: Hambre y obesidad: la doble carga de la pobreza

Diana Guarnizo y Adriana Torres argumentan por qué en países como Colombia es cada vez más común que aumenten en paralelo la desnutrición y la obesidad entre las personas más pobres. 

“La discusión sobre el hambre en Colombia ha eclipsado otra condición: la del sobrepeso y la obesidad. Ambos extremos hacen parte de un fenómeno más complejo denominado ‘doble carga de malnutrición’ y del cual países de ingreso medio como Colombia resultan fuertemente afectados”.


Relacionado:

Temas y preguntas sobre desigualdad para el debate electoral

Powered by swapps
Scroll To Top