Skip to content

modelo regulación aborto

En los lugares donde existe este modelo, el aborto está total o parcialmente subsidiado y sus costos están estandarizados. | Dejusticia

Analizamos un modelo que regula el aborto sin perseguir a las mujeres

Estudiamos cómo funciona el modelo de despenalización total y regulación sanitaria en Canadá, el estado de Nueva York y un territorio de Australia.

Por: September 1, 2021

La Corte Constitucional está estudiando una demanda que busca eliminar el delito de aborto del Código Penal. Así, Colombia podría pasar de un modelo de causales -en el que el aborto está despenalizado en tres situaciones- a un modelo de protección más amplia de la autonomía de las mujeres.

En el marco de este caso, desde Dejusticia presentamos una intervención ante la Corte argumentando que el modelo de causales actual no es suficiente y tiene barreras para garantizar el acceso a la interrupción voluntaria del embarazo. Además, mostramos que existen alternativas más respetuosas con la salud y la autonomía reproductiva de las mujeres. 

Una de ellas es la despenalización total acompañada de regulación sanitaria, vigente en lugares como Canadá, algunos estados de Australia y el estado de Nueva York (EE.UU). Sobre este modelo profundizamos en nuestra reciente publicación Descriminalizar para proteger. Acá algunas conclusiones: 

 

¿En qué consiste el modelo?

Este modelo elimina el delito, es decir que no criminaliza a las mujeres que abortan ni a los profesionales de la salud que practican abortos. En su lugar, lo regula a través de leyes sanitarias que buscan garantizar el acceso de las mujeres y personas gestantes a este servicio de forma pronta y efectiva. Esto facilita que la interrupción del embarazo se dé en el primer trimestre y no tengan que enfrentarse a abortos en etapas de gestación avanzadas. 

En los lugares donde existe este modelo, el aborto está total o parcialmente subsidiado y sus costos están estandarizados. Además se promueve la telemedicina, es decir, que las mujeres puedan abortar con fármacos desde su casa con el acompañamiento virtual de un profesional médico. 

Otra medida común en este modelo es la de “zonas seguras”. Con ellas se busca prohibir protestas o intimidaciones por parte de grupos antiaborto cerca de las clínicas que practican este procedimiento. 

Estas regulaciones suelen permitir la objeción de conciencia por parte de los profesionales de la salud, siempre y cuando remitan a la paciente a otro médico dispuesto a realizar el procedimiento. 

 

¿Qué ha logrado este modelo?

En los tres lugares que analizamos, más del 90% de los abortos se han dado en el primer trimestre de embarazo, generalmente con medicamentos como el misoprostol. Esto demuestra que despenalizar el aborto y regularlo desde la salud pública previene los procedimientos riesgosos en las semanas avanzadas de la gestación.

Como consecuencia, también se han reducido las muertes maternas. En el Territorio de la Capital Australiana, desde que el modelo entró en vigencia en 2003, no se reportan muertes de mujeres en medio de un aborto.

La estrategia de promover la telemedicina ha ayudado a cerrar las brechas de acceso para que las mujeres que viven en zonas periféricas puedan acceder a un aborto. 

Este modelo ha combatido la estigmatización hacia quienes abortan y ha logrado que las mujeres dejen de ser perseguidas penalmente por ejercer su salud reproductiva. Y aunque no ha escapado de los intentos de retroceso por parte de grupos antiaborto, ha logrado mantenerse vigente y convertirse en un ejemplo mundial para avanzar en la despenalización.

Consulta el documento Descriminalizar para proteger aquí.

Powered by swapps
Scroll To Top