Climatólogo de la Universidad de Columbia apoya nuestra tutela de cambio climático

El científico James E. Hansen, autoridad mundial en el tema del calentamiento de la Tierra, presentó una intervención apoyando la tutela que presentaron 25 niños, niñas y jóvenes, con nuestro apoyo, para que el Gobierno frene la deforestación en la Amazonia.

accionantes tutela cambio climático colombia y cesar rodríguez

James E. Hansen, director del Programa de Ciencia del Clima, Conciencia y Soluciones del Instituto de la Tierra, de la Universidad de Columbia, presentó un amicus en apoyo a la tutela sobre cambio climático y generaciones futuras que interpusieron el pasado  enero pasado 25 niños, niñas y jóvenes colombianos en compañía de Dejusticia.

Hansen es un científico líder en cambio climático, quien ha trabajo por crear conciencia sobre los peligros inminentes de este fenómeno y plantear soluciones para garantizarles a las generaciones futuras su derecho al medio ambiente sano.

En el escrito que James Hansen presentó ante el tribunal que estudia la tutela, el científico señala que la petición que los niños y jóvenes le están haciendo al Gobierno Colombiano, de emprender acciones para frenar la deforestación en la Amazonia, es necesaria para garantizar que nuestro respete su compromiso internacional de reducir a cero la tasa de deforestación en esa región para el año 2020. Pero además, para que el país contemple la posibilidad de asumir un papel de liderazgo mundial en la lucha contra el cambio climático.

En la tutela, los 25 niños, niñas y jóvenes señalan que sus derechos a un ambiente sano, a la vida a la salud, la alimentación y el agua, están amenazados por la destrucción del bosque amazónico y sus efectos en el calentamiento del país. El científico James E. Hansen apoya esa argumentación, y afirma que los accionantes representan “los derechos de las futuras generaciones de colombianos”.

“Los impactos significativos del cambio climático inducido por el hombre ya se pueden evidenciar en Colombia y en otras naciones –desde el aumento del mar, el cambio hidrológico, el aumento del calor, evento extremos amplificados–. Esos y otros impactos se volverán extremos si el cambio climático no se detiene. Todavía falta lo peor. Los accionantes, y las generaciones futuras a las que representan, se verán desproporcionadamente agobiados, estresados y perjudicados”, señala Hansen en el documento.

Descargue la intervención completa en el link al final de esta página.

Powered by swapps