|

Maria Paula Ángel

El empoderamienton ciudadano no es el único empoderamiento que vendrá junto al acceso universalizado a la tecnología de la información. De hecho, la conectividad total también capacitará a los recopiladores de datos. Pero como la brecha digital aún no se ha cerrado, todavía hay tiempo para buscar herramientas para hacer frente al poder informático que los gobiernos y las plataformas de Internet podrán adquirir.

Maria Paula Ángel

El empoderamienton ciudadano no es el único empoderamiento que vendrá junto al acceso universalizado a la tecnología de la información. De hecho, la conectividad total también capacitará a los recopiladores de datos. Pero como la brecha digital aún no se ha cerrado, todavía hay tiempo para buscar herramientas para hacer frente al poder informático que los gobiernos y las plataformas de Internet podrán adquirir.

A pesar de la revolución digital de las últimas décadas, la mitad de la población mundial todavía no tiene acceso a Internet. Por otra parte, de acuerdo con los Datos y cifras de TIC 2016 casi mil millones de hogares en el mundo tienen acceso a Internet, de los cuales 230 millones están en China, 60 millones en la India y sólo 20 millones en los 48 países menos desarrollados del mundo. Del mismo modo, las tasas de penetración de Internet son más altas para los hombres que para las mujeres en todas las regiones del mundo. Por lo tanto, parece que las divisiones digitales que estamos enfrentando actualmente están reforzando los patrones de exclusión y discriminación actuales, contribuyendo a un mundo más desigual. En este contexto, universalizar el acceso y la conectividad será fundamental para empoderar a cada ciudadano, sin importar su género, ingresos o ubicación. Pero al cerrar las brechas digitales, ¿estamos empoderando a los ciudadanos? ¿O también estamos empoderando a los recopiladores de datos, como gobiernos y plataformas de Internet? De la forma en que lo veo, mejorar el acceso a las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) no sólo da poder a los ciudadanos, sino que también puede crear nuevas oportunidades para recopilar “datos completos” y, por lo tanto, empoderar a otros actores interesados que están dispuestos a generar conocimiento basado en datos.

 

Source: http://theweek.com/articles/629994/digital-divide-much-wider-than-think

La defensa del derecho de las personas a la presencia en línea no sólo es conveniente para las poblaciones vulnerables, sino también para quienes ya cuentan con la infraestructura tecnológica, las capacidades humanas y las habilidades para explotar los datos. Los grandes analistas de datos generalmente se jactan de haber superado la necesidad de técnicas de muestreo aleatorio, al ser capaces de recoger “todo lo que hay”. Sin embargo, dado que hasta hoy el mundo en línea es sólo una submuestra de todo lo que hay, los grandes datos todavía se basan en muestras; y como señala Martin Hilbert de manera inteligente, la intensidad de la polarización está determinada por la intensidad de la brecha digital . Pero ¿qué pasaría si de hecho pudiéramos cerrar la brecha digital y dejar a nadie fuera de línea? Presumiblemente, el paradigma de “Big Data” o datos a gran escala finalmente se haría realidad.

¿Se trata de un resultado involuntario de la universalización del acceso? Por supuesto que no. Hay un montón de académicos que muestran, por ejemplo, cómo los datos pueden hacer mejor a un gobierno o la forma en que están creando una nueva economía. Por lo tanto, se espera que los que están promoviendo la universalización del acceso a Internet también están apuntando a los beneficios del desarrollo y crecimiento económico de los analíticos de datos a gran escala. Sin embargo, lo que podría ser una consecuencia involuntaria es el empoderamiento de los gobiernos y las empresas que viene con la recolección de “todo lo que hay”. De hecho, para los defensores de derechos digitales que abogan por el acceso, estas son consecuencias indeseables.

 

Source: https://www.dynatrace.com/solutions/big-data/

La universalización del acceso significará la recolección de datos en todas partes por los gobiernos y las empresas. Por lo tanto, por sí mismo, este solo evento impulsará como nunca antes lo que el filósofo italiano del derecho Vittorio Frosini llamo poder informático, es decir, la capacidad que los que manejan bases de datos personales de controlar las acciones de los titulares de los datos. Este término se utilizó inicialmente para describir los riesgos que representaban los primeros avances tecnológicos para las libertades de las personas. Aunque originalmente se aplicó a la gestión de datos que se transmitían en forma de cintas o discos magnéticos, es aplicable a la recopilación de flujos rápidos en tiempo real de datos no estructurados que actualmente están produciendo las TIC.

Como ya han demostrado varios académicos, el ejercicio del poder informático puede llevar a la creación de una nueva forma de dominación social que puede imponerse a los individuos. Si bien puede reflejarse en la aplicación de servicios personalizados y orientados por empresas, como los que Amazon.com ya utiliza con sus suscriptores, la misma tecnología y los mismos datos pueden ser utilizados para actividades mucho más peligrosas para las libertades civiles. Por ejemplo, se puede traducir en prácticas de vigilancia de datos (a través de la “pesca de arrastre” o trawling y la interconexión de bases de datos para extraer conclusiones), lo que resulta en la monitorización continua del gobierno de las comunicaciones y las acciones de los ciudadanos a través de varias plataformas digitales. Como Zeynep Tufekci destaca sorprendentemente, incluso los grandes análisis de datos permiten ahora a las plataformas digitales como Facebook o Google hacer inferencias sobre la información privada que puede que nunca se haya hecho publica en una plataforma en línea. Este es el caso de las inferencias que en la actualidad se están haciendo por Alibaba, la mayor plataforma de compras en línea de China, que accede al historial de pago de sus cuatrocientos millones de usuarios conocido como Alipay para hacer juicios sobre su solvencia y su carácter. Como consecuencia, alguien que juegue videojuegos durante diez horas al día será considerado menos responsable que alguien que compra con frecuencia pañales, que probablemente sería considerado un padre o una madre y, por lo tanto, más propenso(a) a tener un sentido de la responsabilidad.

 

Source: https://www.entrepreneur.com/article/248345

El empoderamiento ciudadano no es el único empoderamiento que vendrá con el acceso universalizado a la tecnología de la información. De hecho, la conectividad total también capacitará a los recolectores de datos, y les permitirá finalmente reunir ‘todo lo que hay’. Pero como la brecha digital todavía no se ha cerrado, todavía hay tiempo para buscar herramientas para hacer frente al poder informático que los gobiernos y las plataformas de Internet podrán adquirir y que amenaza con alterar de nuevo el equilibrio de poder que los defensores de derechos digitales están tratando de alcanzar entre los ciudadanos, y entre los ciudadanos y los gobiernos. Algunas de estas herramientas podrían ser utilizadas para actualizar la normativa de protección de datos, al emplear prácticas de codificación incluidas en el diseño de algoritmos, o para el desarrollo de las normas éticas y estándares para los ciudadanos y recolectores de datos para aprovechar las capacidades de la era digital en formas que son responsables y beneficiosas  para la sociedad . Al final, nuestros esfuerzos deben estar dirigidos a impedir que los datos de los ciudadanos se consoliden como el nuevo instrumento de la desigualdad y la opresión.

 

Foto principal: Flckr user beachmobjellies

De interés: 

Powered by swapps