Una oportunidad perdida

La penalizaciĆ³n no impide que las personas accedan a las drogas, pero las obliga a consumirlas en condiciones de ilegalidad y bajo constante amenaza policial.