Dejusticia-WHITE-with-transparent-background

Cómo avanzar en el Movimiento de Acceso a la Información

Maria Paula Ángel
enero 9, 2017

He aprendido que en algún momento, la perspectiva de derechos humanos no es suficiente para impulsar el derecho a la información pública. En su lugar, ha llegado el momento de colaborar más estrechamente con actores orientados a la tecnología, como el Movimiento de Datos de Gobierno Abierto.

 

Click here to read the English version.

En Dejusticia trabajamos desde hace mucho tiempo en la promoción del derecho a la información pública. Como una ONG de derechos humanos, hemos utilizado herramientas y argumentos basados en derechos para defender este derecho. Sin embargo, después de casi un año y medio de trabajo sobre el tema, he aprendido que en algún momento, la perspectiva de derechos humanos no es suficiente para impulsar el derecho a la información pública. En su lugar, ha llegado el momento de colaborar más estrechamente con actores orientados a la tecnología, como el Movimiento de Datos de Gobierno Abierto.

El Movimiento de Acceso a la Información es un movimiento global de la sociedad civil que hace campaña por una mayor apertura de la información, los documentos y las bases de datos de los organismos públicos. Se compone de organizaciones de la sociedad civil, académicos, abogados, periodistas, comisionados de información y otros activistas que trabajan en el acceso a la información desde una perspectiva de derechos humanos.

Como miembro de la Alianza Más Información Más Derechos, Dejusticia también ha sido parte de este movimiento. Junto con los otros miembros de la alianza, abogamos para promover la adopción de la ley de acceso a la información en Colombia en 2014, así como la divulgación proactiva y reactiva de la información por todas las ramas del poder del Estado. Además, monitoreamos la aplicación de la ley y la correcta aplicación de la prueba de interés público, utilizada para evaluar si existe un interés público superior que exija que las entidades públicas publiquen alguna información incluso si se encuentra potencialmente bajo una de las excepciones de acceso a la información. Cuando es necesario, también litigamos para promover el cumplimiento del derecho a la información y proporcionar asistencia técnica a los organismos gubernamentales para fomentar una mayor transparencia en la práctica. También hemos trabajado en una de las zonas más debatidas de la ley de información: el equilibrio entre el derecho a la información y el derecho a la privacidad.

En cualquiera de las actividades mencionadas, siempre hacemos hincapié en que el acceso a la información pública es un derecho humano fundamental; No sólo una preferencia o una opción de los organismos públicos. Además, destacamos que no es sólo un derecho humano, sino también un derecho instrumental (“derecho clave”) para lograr otros derechos. Así, hablamos de democracia, rendición de cuentas, participación en la toma de decisiones y acceso a los derechos sociales como consecuencias de un derecho bien ejercido a la información pública.

Sin embargo, a lo largo de este proceso hemos detectado varios factores que interfieren con el progreso de este derecho. Hay, por ejemplo, un déficit de presupuesto, capacidad institucional y voluntad política para aplicar la ley en varios de los organismos públicos y privados que están vinculados por ella. Sin embargo, también hemos comprobado que incluso cuando se cumplen estas condiciones institucionales, la aplicación de la ley se ve obstaculizada por problemas tecnológicos y jurídicos que surgen cuando se trata de aplicar el derecho y que no se resolverán simplemente subrayando los beneficios democráticos de la transparencia o poniendo en una balanza derechos que se confrontan.

A pesar de que estos últimos no se refieren directamente a los derechos humanos, si los defensores del acceso a la información realmente quieren impulsar la aplicación de la ley estamos llamados a abordar los problemas tecnológicos y jurídicos que la están obstaculizando. En consecuencia, es hora de dejar de diseñar nuestras estrategias sólo desde una perspectiva basada en los derechos y unir fuerzas con actores que vienen de un entorno más orientado a la tecnología.

A diferencia del Movimiento por el Derecho de Acceso a la Información, los activistas del Movimiento de Datos de Gobierno Abierto se enfocan en las condiciones técnicas y legales que tienen que ser cumplidas para tener de verdad datos abiertos. Además, están interesados en crear aplicaciones informáticas que permitan al público utilizar la información creada públicamente de manera nueva e innovadora. No sólo en Colombia, sino también en otros países, por ejemplo, en la India, hay organizaciones de Información Abierta del Gobierno con respuestas y experiencias para compartir. Por lo tanto, su enfoque tecnológico puede complementar los argumentos y las herramientas ya utilizadas por nuestras organizaciones basadas en los derechos.

Por un lado, la creación de nuevas redes con estas organizaciones nos dará poder con argumentos nuevos y renovados. Además de respaldar las ventajas democráticas de la divulgación de los datos  en manos de los gobiernos, los partidarios de datos gubernamentales abiertos presentan argumentos sociales y económicos que subrayan el desarrollo humano que deriva de permitir a los miembros del público utilizar y agregar valor a la información ya existente. Por lo tanto, es hora de explorar estas nuevas perspectivas. ¿Cómo se pueden aprovechar los datos del gobierno para extraer nuevas formas de valor? ¿Qué significa realmente Big Data para los datos del gobierno? ¿Cuáles son los presuntos beneficios sociales (y posibles riesgos) de este nuevo fenómeno? Unir debates multidisciplinarios con la comunidad de Datos de Gobierno Abierto nos permitirá mejorar nuestro discurso y ser capaz de convencer a nuevos públicos con argumentos nuevos y más diversos que puedan interesarlos.

Por otro lado, la creación de redes con la comunidad de Datos de Gobierno Abierto nos permitirá enriquecer nuestra caja de herramientas de asistencia técnica. En primer lugar, nos permitirá participar en las actividades de establecimiento de normas de datos abiertos. Defensores de Datos de Gobierno Abierto han diseñado varios conjuntos de principios de datos de gobierno abierto. Pero, ¿qué significa realmente publicar datos crudos, actualizados y enlazados? ¿Cómo “materialmente” garantizamos el derecho de acceso a la información en formato electrónico, legible por máquina y abierto? Entender esto plenamente nos dará las herramientas necesarias para superar los obstáculos prácticos que surgen al proporcionar asistencia técnica a los organismos gubernamentales.

En segundo lugar, nos permitirá abordar las cuestiones jurídicas relacionadas con los derechos de autor y las licencias. Actualmente, la existencia de derechos de propiedad intelectual sobre la información que los organismos públicos producen no está claramente resuelta. Sin embargo, los defensores de Datos de Gobierno Abierto manejan una variedad de diferentes herramientas para asegurar que todos los datos públicos son de dominio público o se distribuyen bajo licencias que permiten la reutilización y redistribución de la información en poder del gobierno. Por lo tanto, tenemos que apelar a la experiencia para entender la forma en que las cosas están trabajando actualmente y evaluar conjuntamente si esto es apropiado dado el acceso a las normas internacionales de la información.

En tercer lugar, la creación de redes con las organizaciones de Datos de Gobierno Abierto nos permitirá comprender las limitaciones reales de uno de los enfoques técnicos en los que actualmente confiamos para proteger la privacidad: la anonimización. Anonimización se refiere a despojar a los datos del gobierno de cualquier identificador personal, por lo que los datos resultantes pueden ser compartidos sin comprometer la privacidad de nadie. Sin embargo, de acuerdo con los geeks de los datos, la anonimización funciona en un mundo de datos pequeños, pero con los grandes volúmenes de datos, con su aumento en la cantidad y variedad de información, se facilita la reidentificación. Por lo tanto, necesitamos entender las posibilidades reales de las herramientas que recomendamos generalmente, así como los nuevos instrumentos técnicos que están disponibles y pueden ser más eficaces.

Ha llegado el momento de estar a la vanguardia en estos temas técnicos. El trabajo en red con defensores de datos gubernamentales abiertos de diferentes partes del mundo no sólo nos capacitará con argumentos nuevos y renovados, sino que también nos dará las herramientas necesarias para entender y superar los obstáculos prácticos que actualmente socavan la plena implementación de las leyes de acceso a la información . Incluso puede permitirnos descubrir otros desafíos de derechos humanos y una vez más, nuevas redes para explorar.

Powered by swapps