Dejusticia-WHITE-with-transparent-background

El carbon no está en declive; está floreciendo en el sur

Krizna Gomez
diciembre 9, 2015

Publicado en: Global Rights Blog

Occidente puede estar imponiendo limitaciones estrictas al carbón para reducir sus emisiones en casa, pero otros se lo están comiendo. 

 

Pareciera que el mundo por fin está apreciando la amenaza del cambio climático, ya que muchos países que dependían tradicionalmente del carbón, mayor emisor de gases efecto invernadero, están imponiendo políticas estrictas para limitar su uso de carbón. 

Pero eso solo está pasando una fracción del mundo. 

Si, la administración Obama ha publicado su Plan de Energía Limpia que probablemente llevará a que muchas plantas de carbón se retiren y prevendrá la construcción de nuevas plantas en los EE.UU. Si, la Unión Europea se ha comprometido a reducir sus emisiones en un 40% de los niveles de 1990. Y Si, Alemania ha estado a la vanguardia en la transición hacia las energías renovable, transformando el mar del Norte en una finca masiva de turbinas de viento que se asemejan a elefantes blancos

Turbinas de viento en el Mar Norte de Alemania. Fuente: Flickr Creative Commons vía eLKayPics / Lutz Koch.

Pero cuando le dibuje esté cuadro a un líder indígena de la región de la Guajira en Colombia, en donde los camiones de la mina de carbón a cielo abierto más grande de latinoamericana atraviesan por las reservas indígenas como un reloj, la idea de que el mundo se está alejando del carbón suena extraña, e incluso cómica. 

Prakash Javadekar, Ministro de Ambiente de la India, dijo en julio de este año que las reducciones de las emisiones de  los gases de efecto invernadero son “más para los países desarrollados”. India, China e Indonesia, por si solas, conjuntamente usan el 71% del carbón recién minado a nivel global. India, el segundo mayor consumidor de carbón después de Chuna, planea duplicar su producción de carbón para el 2020; la empresa estatal  Coal India, que alega ser la compañía pública de carbón más grande del mundo, incrementó su producción por 32 millones de toneladas para 2014-2015- el mayor incremento en volumen en sus cuatro décadas de existencia. En el Sur de África, seis países buscan construir fabricas con energía de carbón. La economía más grande de África, Nigeria, está reviviendo su industria de carbón y Kenia, la economía más grande del este de África está abriendo una planta eléctrica a base de carbón por primera vez en la historia. Pakistán, las Filipinas y Vietnam también están aumentado su consumo de carbón. 

La industria del carbón puede estar en declive, con los precios cayendo de $120 por tonelada en 2010 a $60 hoy día, pero el Sur Global se está aliando para mantenerla viva. Sudáfrica le proveerá carbón a Kenia y asistencia a Nigeria. China se mantiene como uno de los financiadores más grandes de proyectos de carbón alrededor del mundo. Se espera que el  Nuevo Banco de Desarrollo de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) sirva como un “muro de ladrillo” para el efecto dominó en contra del financiamiento del carbón, viniendo al rescate de proyectos carboníferos estancados. El Banco Asiático de Inversión en Infraestructura que lideran los chinos, creado para competir con los bancos multilaterales de occidente, puede llegar a hacer lo mismo. 

Sin embargo, occidente es igual de culpable de lo que ha venido sucediendo en el Sur. 

Entre 2003 y 2013, 34 países de la OCDE, incluyendo 21 de la UE, dieron $12.8 mil millones en créditos de exportación a plantas de carbón. Francia, que actualmente es anfitrión de las negociaciones de cambio climático, y Alemania lideran estos países europeos. En 2012, Francia y los Estados Unidos dieron una garantía de $1.1.mil millones a la planta eléctrica Kusile, en Sudáfrica, que será la cuarta planta a base de carbón más grande del mundo.  Los Estados Unidos también están cerrando plantas de carbón, pero igual planean exportar el carbón que ya no pueden utilizar. Esta política no es meramente inconsistente – raya en la hipocresía. 

Jovenes mineros en Suráfrica, Enero 1988. Fuente: Flickr Creative Commons vía UN Photo/P Mugabane.

Una mirada más de cerca de la nueva política restrictiva del Banco Mundial al financiamiento del carbón también revela que está básicamente hecha a la medida para continuar el financiamiento en el Sur Global. La prohibición establece que el financiamiento se permitirá en “circunstancias extrañas” en las que no haya “alternativas razonables”. Es obvio que esta excepción se aplicará con mayor probabilidad en el Sur Global, en donde el carbón es, frecuentemente, la única fuente de energía y en donde las energías renovables aun están naciendo. En vez de crear mayores incentivos para la inversión en energía limpia, el Banco Mundial ha acelerado su ayuda en el desarrollo de más de 16 GW de proyectos de carbón en Indonesia, a pesar de esta nueva política. 

El argumento de que el carbón le dará un impulso al desarrollo del Sur Global no tiene  en cuenta el verdadero costo del carbón. Las regalías que pagan las compañías carboneras a estos gobiernos no se calculan con base en todos los costos en derechos humanos, salud y cambio climático que generan. De hecho, no existe ningún estudio independiente que calcule todos los costos relacionados con el carbón, entonces, cualquier afirmación en el sentido de que las regalías del carbón o los beneficios económicos compensan estos costos es pura especulación. El Sur Global debe repensar su renovada hambre por una fuente de energía que, por muchas buenas razones, está siendo rechazada por el resto del mundo. 

Occidente también debe hacer que su inversión extranjera sea consistente con su supuesta preocupación por el cambio climático. Incluso si esta puede mantener perfectamente sus limites de emisiones en casa, las graficas de alguien más se van a disparar como consecuencia directa. El cambio climático no respeta fronteras. Si los países desarrollados entienden eso, no pueden regular únicamente lo que hacen en casa sino también lo que causan en el exterior.

Vea el informe reciente de Dejusticia sobre los impactos de derechos humanos del carbón en el Sur Global en www.coalinthesouth.org

Powered by swapps