Dejusticia-WHITE-with-transparent-background

El género es tema de todos

Meghan Morris
diciembre 13, 2016

Publicado en: Global Rights Blog

No creo, como afirman algunas feministas, que el género o el patriarcado son necesariamente las principales estructuras definidoras de la sociedad. Y todavía no creo que haya un lugar especial en el infierno para las mujeres que no votan por la candidata, incluso la histórica. Pero he llegado a creer que en este momento, ignoramos las cuestiones de género a nuestro propio riesgo. 

 

Yo era una de las muchas jóvenes que se
irritaban ante la idea – en gran medida adoptada por las mujeres en la generación
de nuestros padres – que tenía que votar por Hillary Clinton porque era una
mujer. Cuando la ex Secretaria de Estado de los Estados Unidos, Madeleine
Albright apareció en una manifestación de Clinton afirmando que había “un
lugar especial en el infierno para las mujeres que no se ayudan mutuamente
“,
estaba indignada. Había tantos asuntos más importantes para mí que el género en
esta elección – la máquina de guerra de los Estados Unidos, el sistema de
salud, la política exterior, el cambio climático, la inmigración. La lista seguía.

Además, el género no era realmente mi tema
de todos modos. Había trabajado durante mucho tiempo en temas de propiedad y
tierras en Colombia, y el género sólo había desempeñado un papel periférico en
mi investigación. Mientras que la teoría feminista era muy importante para mí
como una crítica del poder, el género como foco de investigación o defensa no
era lo mío. Consideré esta decisión como un regalo que me concedieron las
muchas mujeres que habían venido antes de mí y que habían trabajado en género para
que yo no tuviera que hacerlo. No es que yo pensara que habíamos resuelto la
cuestión de la igualdad de género – lejos de ello -, pero parecía que habíamos
llegado lo suficientemente lejos para no requerir que fuera el enfoque de
todos.

Luego vino la campaña Trump. De repente,
nos asaltaron con recordatorios casi diarios de cuán lejos no estábamos sólo de
la igualdad de género, sino incluso el respeto básico por las mujeres. Trump se
jactó de asalto sexual (llamándola  “conversación
de vestuario
“), criticó a las mujeres que lo acusaron de tocarlas de
ser poco atractivas para incluso querer asaltar sexualmente
, y criticó a
Hillary Clinton por no tener una parte trasera atractiva (Trump “no estaba
impresionado
“). Como si eso no fuera suficiente, Trump respondió al
incidente del “vestuario” simplemente acusando a Bill Clinton de ser
un abusador aún mayor, invitando
a las mujeres que lo acusaban
para que asistieran al debate presidencial
después del incidente. Además de revivir el escándalo político nacional que
había marcado mí mayoría de edad, Trump pareció también resucitar e inspirar
formas de sexismo y homofobia que, en mi suprema ingenuidad, presumí que
estaban confinadas en gran medida al pasado.

Mientras tanto, las noticias de género no
eran mejor en Colombia, un país que considero como un segundo hogar. El 2 de
octubre, un plebiscito nacional para ratificar un acuerdo histórico de paz
entre el gobierno y las guerrillas de las FARC falló
por un estrecho margen
(aunque un acuerdo revisado fue ratificado más tarde
por el Congreso en noviembre). La oposición al acuerdo había sido encabezada
por el ex presidente Álvaro Uribe, quien reunió a los partidarios en torno al
voto por el “No” en parte basándose en el argumento de que el acuerdo
no impuso penas de prisión suficientemente severas a las FARC. Pero la campaña
“No” también reclutó partidarios, incluyendo conservadores
cristianos, para votar en contra del acuerdo basándose en la noción de que
incluía la “ideología de género”, un concepto que la campaña
vinculaba a un supuesto asalto a la familia tradicional.

Como han analizado
colegas de Dejusticia
, este argumento no estaba basado en hechos. El
acuerdo contenía un lenguaje que protegía los derechos de las mujeres y la comunidad
LGBT, así como la atención a la violencia ejercida en su contra, que la campaña
tergiverso como “ideología de género”. Pero el esfuerzo por satanizar
el acuerdo fue exitoso, alimentándose de
una movilización anti-gay
previa para reunir suficientes votos del “No”
y contribuir al fracaso inesperado del plebiscito.

Mientras que el género operaba de
diferentes maneras en cada una de estas campañas, ambas utilizaron el género
para movilizar el prejuicio (en la campaña de Trump, el sexismo, en la campaña del”No”,
la homofobia) en la búsqueda de otros objetivos políticos. Si bien los
partidarios de Trump y la campaña del “No” claramente no eran todos
sexistas o homofóbicos – los partidarios de cada campaña tenían una variedad de
razones para respaldarlos, muchos teniendo poco que ver con su discurso de
género – las campañas crearon un ambiente permisivo para aquellos con tales
opiniones para expresar y actuar sobre ellos. Las consecuencias en ambos casos
han sido tremendas. En los EE.UU., los
crímenes de odio contra la comunidad LGBT
(así como contra las minorías
raciales y religiosas) están en aumento. En Colombia, la perspectiva de una
verdadera paz está en juego con Uribe oponiéndose al
nuevo acuerdo de paz ratificado
por el Congreso en noviembre, y los
activistas por los derechos de los homosexuales advirtiendo de una nueva ola de
discriminación. Tanto los Estados Unidos como Colombia son países en los que se
han logrado derechos significativos para las mujeres y la comunidad LGBT a
través de la defensa legal, derechos que algunos sostienen pueden estar sujetos
a una reversión en el nuevo clima político. En cuestión de un mes, las duras
victorias culturales y legales de décadas parecen estar en peligro.

Si una cosa es clara, es que estas
victorias no son – y nunca fueron – algo que dar por sentado. Lo que ha
parecido ser una marcha lenta y difícil, pero constante, hacia una mayor
igualdad para las mujeres y la comunidad LGBT puede de hecho ser desviada y
rápidamente. Como varios comentaristas
han recordado
en las últimas semanas, el filósofo Richard Rorty predijo que
este momento preciso vendría en los Estados Unidos. Anticipó que eventualmente
la clase obrera se volvería resentida y buscaría un “hombre fuerte”
para gobernar, advirtiendo que cuando llegara el momento, “lo que es muy
probable que suceda es que las ganancias obtenidas en los últimos 40 años por
los americanos negros y Latinos, y por los homosexuales, serán aniquiladas.
El desdén jocoso de las mujeres volverá a la
moda “.

Ha sido difícil tanto en los Estados Unidos
como en Colombia encontrar la forma de lidiar con lo que viene a continuación.
Realmente no tengo una respuesta a esto, ni siquiera para mí misma. Pero al
reflexionar sobre los puntos en común entre las formas en que se desarrollaron
las elecciones estadounidenses y el plebiscito colombiano, tengo la sensación
de que hace tiempo que me equivoco al pensar que el género no era mi problema.
Yo daba por sentado las ganancias de los demás que estuvieron antes de mí,
dándome a mí misma el lujo de tomar la decisión de no prestarle atención,
simplemente porque estaba más interesada en otros tipos de política o en otras
cuestiones de paz. Pero luego resultó que para empezar a entender mi política
nacional o la oposición a la paz, el género no podía ser ignorado. Incluso donde
no parecía pertenecer, seguía apareciendo.

No creo, como afirman algunas feministas,
que el género o el patriarcado son necesariamente las principales estructuras
definidoras de la sociedad. Y todavía no creo que haya un lugar especial en el
infierno para las mujeres que no votan por la candidata, incluso la histórica.
Pero he llegado a creer que en este momento, ignoramos las cuestiones de género
a nuestro propio riesgo. En lugar de estar en el camino lento y constante hacia
una mayor igualdad, podemos estar en la vía rápida hacia la predicción de
Rorty. Y necesitamos no sólo entender cómo llegamos aquí, sino también hacer un
reclamo sobre hacia dónde vamos. No podemos hacer eso si hacemos que el género
sea el problema de otra persona, el tema de alguien más. En estos tiempos, el
género es el asunto de todos.

Powered by swapps