ENTREGA 1:
De libertades,
amores y montes.

30 AÑOS DE LUCHAS Y
LA NECESIDAD DE FORTALECER 

EL PROYECTO POLÍTICO
DE LOS DERECHOS

DIANA ESTHER GUZMÁN RODRÍGUEZ
SUBDIRECTORA DE DEJUSTICIA
Y PROFESORA ASOCIADA DE
LA UNIVERSIDAD NACIONAL DE COLOMBIA

En los últimos 30 años, Colombia ha vivido una auténtica revolución de los derechos. Esta expresión, desarrollada por nuestro querido profesor y colega Juan Jaramillo, recoge muy bien el gran impacto que ha tenido la Constitución de 1991 en Colombia, al poner en el centro de la agenda del Estado los derechos de las personas y transformar la realidad jurídica del país.

Gracias a esta revolución, grupos tradicionalmente excluidos y discriminados, como la población LGBTI, las mujeres y los pueblos ancestrales cuentan hoy con un amplio catálogo de derechos que les ha servido como un mecanismo de reconocimiento y reivindicación. Sin embargo, el paro nacional que se desató en abril de 2021 puso de presente que la centralidad de los derechos no ha logrado resolver los problemas estructurales del país, ni pacificar nuestra sociedad, como lo había anticipado Juan hace ya diez años.

¿Qué significa esta ambigüedad? ¿Estamos ante una revolución fallida? Aunque la tal revolución sí existió y ha tenido efectos importantes para comunidades excluidas, estamos en un momento clave para revigorizar el proyecto político de la Constitución de los derechos.

¿A qué se refiere la idea de la revolución de los derechos? Es una transformación constitucional gestada por comunidades, movimientos sociales y personas que le apostaron al derecho y para ello usaron los nuevos mecanismos democráticos y judiciales que creó la Constitución de 1991 para pedirle al Estado reconocimiento y garantías.

La tutela, por ejemplo, le permitió a quienes se habían desplazado masiva y forzadamente como consecuencia del conflicto armado ser reconocidas como víctimas y que el Estado pusiera en marcha una política pública para garantizar sus derechos. Como ellas, millones de personas excluidas del debate democrático durante la Constitución de 1886 empezaron a ser escuchadas y sus derechos reconocidos.

GRACIAS A ESTA REVOLUCIÓN, GRUPOS TRADICIONALMENTE EXCLUIDOS Y DISCRIMINADOS, COMO LA POBLACIÓN LGBTI, LAS MUJERES Y LOS PUEBLOS ANCESTRALES CUENTAN HOY CON UN AMPLIO CATÁLOGO DE DERECHOS

En este proceso, a pesar de ciertas resistencias, jueces y juezas jugaron un papel fundamental, al empezar a tejer en sus decisiones una nueva forma de interpretar el derecho desde los derechos y principios constitucionales. Esas nuevas voces que se movilizaron por el derecho lograron tener eco en sentencias que ampliaron y fortalecieron el catálogo de derechos.

 Así, por primera vez en la historia del país, los derechos de las parejas del mismo sexo fueron reconocidos, los derechos sociales como la educación y la salud se pudieron exigir judicialmente y la idea de una Constitución multicultural fue tomando forma hasta lograr el reconocimiento de derechos como la consulta previa. Además, se sentaron y fortalecieron las bases para que la libertad religiosa fuera un hecho a través de un estado laico y plural, abierto y respetuoso de las diferencias.

 Estos cambios constitucionales no son simple letra muerta. Ellos han logrado empoderar comunidades, garantizar derechos individuales y sentar bases para las transformaciones profundas que requiere nuestro país. Estas transformaciones, sin embargo, siguen pendientes.
Pobreza, racismo, discriminación de género, desigualdad y exclusión, así como profundas disfunciones de nuestro sistema político, marcan nuestra cotidianidad. Corrupción, autoritarismo, caudillismo y centralismo siguen frenando el avance de los derechos, mientras el modelo económico parece olvidar los principios constitucionales que lo deberían inspirar.

 Esta realidad, que se hace más cruel con la pandemia, interpela profundamente la idea de la revolución de los derechos y enfatiza sus límites. Sin embargo, un balance de dichos límites debe reconocer que una Constitución no puede, por sí sola, arreglar un país.

 Las constituciones, desde ese espacio difuso que ocupan entre el derecho y la política, pueden fijar nuevos horizontes de transformación, establecer herramientas para la lucha social e incluso acompañar cambios. Por su parte, los derechos, aunque nos ofrezcan nuevas utopías o narrativas para imaginarnos y forjar un mejor futuro, no pueden por sí solos transformar los sistemas de dominación y los problemas del régimen político. En todo caso, inspirar y acompañar cambios no es menor en sociedades como la colombiana.

 Revigorizar el proyecto político de los derechos que nos trajo la Constitución de 1991 requiere hoy, más que nunca, de una profundización democrática que impulse esas transformaciones estructurales que necesita Colombia. Fortalecer los mecanismos democráticos para exigir la materialización de los derechos que hemos alcanzado puede ser el horizonte ético y político que necesitamos para encontrarnos como sociedad en un pacto por el cambio y la inclusión.

 Durante 30 años hemos fortalecido los procesos jurídicos, es hora de que fortalezcamos también el proceso político.
PD. Este especial, además de una oportunidad para re pensar nuestro proceso constitucional y sus alcances, me permite recordar a nuestro amigo Juan y reconocer sus aportes conceptuales, pero también su capacidad para inspirar y sembrar esperanza.

Comparte.

Crónica

Shopping Basket

NACE EL MOVIMIENTO DE LA SÉPTIMA PAPELETA 

19
89

COLOMBIA
VOTÓ POR SUS CONSTITUYENTES

19
90

COLOMBIA PROCLAMA
UNA NUEVA CONSTITUCIÓN

19
91

COMIENZA
LA HISTORIA
DE LA CORTE CONSTITUCIONAL

19
92

BIENVENIDO EL PORTE Y CONSUMO DE LA DOSIS MINIMA

19
94

Se elabora el bloque de constitucionalidad

19
95

SE DECLARA EL ESTADO DE COSAS INCONSTITUCIONAL EN EL SISTEMA CARCELARIO COLOMBIANO

19
98

ESTATUTO DOCENTE

19
98

DERECHO DE ASOCIACIÓN SINDICAL Y DERECHOS LABORALES COLECTIVOS

20
00

EL CAMPESINADO COMO SUJETO DE ESPECIAL PROTECCIÓN

20
02

SE RECONOCE EL DERECHO A LA AUTONOMÍA INDÍGENA

20
03

SE RECONOCEN LOS DERECHOS COLECTIVOS DE COMUNIDADES NEGRAS

20
03

Ojos sobre el desplazamiento forzado 

20
04

SE APROBÓ LA INTERRUPCIÓN VOLUNTARIA DE EMBARAZO PARA TRES CAUSALES

20
05

Derechos de las víctimas en el proceso de Justicia y Paz 

20
06

Transformaciones en el derecho a la salud 

20
08

La historia de un desaparecido motiva reconocimiento al derecho a acceder a información pública. 

20
10

REGULACIÓN SOBRE LA REELECCIÓN PRESIDENCIAL

20
10

DERECHO FUNDAMENTAL AL AGUA

20
11

DERECHO AL TERRITORIO DE CONSEJO COMUNITARIO DE ORIKA

20
12

DERECHOS DE LAS VÍCTIMAS EN EL MARCO JURÍDICO PARA LA PAZ

20
13

EL RÍO ATRATO ES SUJETO DE DERECHOS

20
16

MATRIMONIO PAREJAS DEL MISMO SEXO

20
16

NUEVOS CRITERIOS PARA LA DELIMITACIÓN DE PÁRAMOS

20
16

SE FRENAN LAS FUMIGACIONES CON GLIFOSATO

20
17

ESTADO DE COSAS INCONSTITUCIONAL EN LA GUAJIRA

20
17

EUTANASIA:
POR EL DERECHO A MORIR DIGNAMENTE

20
17

ACCESO PROGRESIVO A LA TIERRA

20
17

LA CONSULTA PREVIA SE VUELVE UN DERECHO CONSTITUCIONAL

20
18

REGULACIÓN AL CONSUMO DE SUSTANCIAS EN ESPACIO PÚBLICO

20
19

SOBRE EL FUNCIONAMIENTO DE LA JEP

20
19

SE REGULÓ LA PUBLICIDAD EN TELEVISIÓN CONTRA COMIDA CHATARRA

20
19

SE RECONOCE
EL DERECHO
A LA SALUD DE PERSONAS MIGRANTES

20
19

UNA LEY PARA PERSONAS CON DISCAPACIDAD

20
20

Se eliminan impuestos para la higiene menstrual 

2021