Derechos humanos, cambio climático y desplazamiento: ¿por dónde comenzamos?

A medida que el desplazamiento inducido por el clima obliga a más y más personas a migrar, la comunidad internacional lidia con el desafío de cómo definir, categorizar y responder al fenómeno. Si bien la pérdida de lugar es irremplazable, ciertamente podemos implementar un enfoque de derechos humanos para avanzar de una manera que haga justicia a las necesidades de los directamente afectados.

“Nuestro plan es uno en el cual nos mantenemos tan independientes y autosuficientes como sea posible. Deseamos mantener nuestra identidad cultural y vivir de forma sostenible donde sea que estemos.” – Ursula Rakova *

 

El cambio climático se está convirtiendo cada vez más en uno de los mayores desafíos para el cumplimiento de los derechos humanos en todo el mundo, especialmente cuando los impactos como el aumento del nivel del mar, la desertificación, las inundaciones, la sequía y otros fenómenos meteorológicos extremos contribuyen al desplazamiento de personas. Aunque este último es un fenómeno complejo que plantea preguntas terminologicas, técnicas y éticas precisamente por su naturaleza, un enfoque de derechos humanos para el desplazamiento inducido por el clima puede proporcionar información relevante, marcos y herramientas para abordarlo.

COMO DEFINIMOS ESTE FENÓMENO?

El movimiento o desplazamiento inducido por el clima, ampliamente definido como el movimiento de personas impulsado por cambios repentinos o progresivos en el clima, sigue siendo el foco de un intenso debate político y académico. El fenómeno es inherentemente complejo, sin un marco internacional único para abordarlo. Sus definiciones, categorías y respuestas son controversiales.

Por ejemplo, no existe un término acordado para describir el movimiento de personas debido a factores relacionados con el clima. Se han propuesto varios términos, incluyendo el de “refugiados climáticos”. Sin embargo, este último ha sido rechazado por muchos expertos que argumentan que la definición de refugiado bajo la Convención de Refugiados no puede abarcar una nueva categoría de personas obligadas a migrar debido al cambio climático . La persecución, como se ha interpretado históricamente, ocurre solo en contextos políticos, étnicos o religiosos.

 

Bangladesh is highly vulnerable to climate impacts like sea-level rise.. In many case, people migrate to adapt. Photo by: Amir Jina

Bangladesh es muy vulnerable a los impactos climáticos, como el aumento del nivel del mar. En muchos casos, las personas migran para adaptarse. Foto by: Amir Jina

Un segundo desafío para comprender el desplazamiento climático proviene de la dificultad de rastrear una población o un movimiento grupal únicamente a un evento climático. En realidad, las personas a menudo toman la decisión de mudarse o se ven obligadas a migrar como resultado de factores combinados, que incluyen la marginación económica, la falta de servicios sociales o las oportunidades de trabajo.

Una tercera dificultad se refiere a la caracterización del movimiento de personas. ¿Es el movimiento voluntario, parcial o está fuera del control de los desplazados? ¿Se desencadena por un evento rápido (por ejemplo, huracanes o ciclones tropicales, inundaciones repentinas) o por la degradación ambiental progresiva (por ejemplo, erosión de la tierra, aumento del nivel del mar)? ¿Es temporal o permanente? ¿Cruza fronteras o es interno?

Dejando a un lado las cuestiones técnicas y terminológicas, sigue siendo cierto que las poblaciones de todo el mundo, especialmente en los países del Sur Global o en contextos plagados de pobreza en el Norte Global, ya están sufriendo los efectos del cambio climático. Un análisis reciente de Oxfam muestra que las personas en países de ingresos bajos y mediano-bajos tienen cinco veces más probabilidades de ser desplazadas por eventos rápidos. Los resultados del estudio demuestran cómo la pobreza debilita la capacidad de las comunidades para responder y adaptarse a los eventos climáticos ya que la capacidad de migrar a menudo depende de los recursos financieros y sociales.

En el Sur Global, grandes sectores de la población son particularmente vulnerables. Al mismo tiempo, en los países de altos ingresos, la vulnerabilidad se sobrepone con la raza, el género y el estatus socioeconómico, entre otras características, para dar forma al grado de victimización. Esto se reflejó durante el huracán Katrrinaa e incluso el huracán Sandy en los Estados Unidos.

 

¿POR QUÉ UN LENTE DE DERECHOS HUMANOS?

 

Precisamente por la forma en que funciona la vulnerabilidad climática, un número cada vez mayor de expertos aboga por el uso de un lente de derechos humanos al analizar los problemas climáticos. Argumentan que este enfoque particular tiene un valor agregado porque permite ubicar el trabajo de políticas dentro de un marco de obligaciones ya acordado internacionalmente por los estados hacia sus ciudadanos, respalda un enfoque específico en vulnerabilidad y enfatiza la participación en el diseño e implementación de soluciones.

En resumen, los que proponen este enfoque argumentan que identificar el vínculo entre impactos climáticos y derechos humanos puede informar la formulación de políticas al proporcionar criterios específicos para adoptar o rechazar una medida. En última instancia, los derechos humanos desempeñan un papel en la humanización de un debate usualmente seco y tecnocrático centrándose en la vida, el trabajo, el hogar y los derechos. Tiene un potencial mucho más fuerte para capturar la imaginación del público.

Echemos un vistazo a Puerto Rico. Como describió mi colega Meghan Morris, la respuesta del gobierno de los Estados Unidos al huracán María dejó mucho que desear. Han pasado casi dos meses desde que golpeó el huracán y todavía un gran sector de la población carece de agua potable, electricidad y suficiente combustible para moverse por la isla. Sobre el tema de la migración, los expertos predicen un movimiento masivo de personas hacia los Estados Unidos como resultado. Como Elizabeth Fussel, profesora de la Universidad Brown, explicó: “Cuanto más tarde se necesiten para restaurar los servicios esenciales, como electricidad, agua, saneamiento y distribución de combustible, más [y] será más difícil para los miembros más vulnerables de la sociedad quedarse en Puerto Rico… los niños y los ancianos, los discapacitados y aquellos dependientes de medicamentos o equipos médicos “.

 

National Guard officials, alongside residents of the municipality of Cayey, conduct a route clearing mission after the destruction left by Hurricane Maria. Photo: The National Guard

Los oficiales de la Guardia Nacional, junto con los residentes del municipio de Cayey, llevan a cabo una misión de limpieza de rutas después de la destrucción que dejó el huracán María. Foto: La Guardia Nacional

Mientras tanto, en Colombia, una situación similar se ha desarrollado. La Picacha es un arroyo de 12,3 km que se extiende junto a varios barrios de Medellín. Cada temporada de lluvias, la corriente se desborda y pone en riesgo a las comunidades cercanas. En 2011, destruyó tres casas, afectó a docenas más y mató a una persona. En respuesta, un grupo de ciudadanos demandó al gobierno local por no haber gestionado el riesgo adecuadamente al implementar el plan local de mitigación de riesgos y reubicar a las familias. A principios de este año, un tribunal decidió que el municipio era responsable de realizar un censo exhaustivo para identificar cuántas familias están en riesgo, evacuar a los necesitados y proporcionar una solución permanente para aquellos que necesitan ser reubicados.

Ambas situaciones en Puerto Rico y Colombia plantean preguntas relacionadas con el cumplimiento de los derechos humanos. ¿Qué pasaría si el gobierno hubiera centrado la dignidad humana en el proceso, particularmente cuando las poblaciones decidieron mudarse? ¿Qué sucede si el proceso de reubicación garantiza la participación y consulta de los afectados, según lo dictan las normas internacionales de derechos humanos? Y teniendo en cuenta que algunas poblaciones deciden quedarse o simplemente no pueden mudarse, ¿cómo se gestiona el riesgo de una manera que respete los derechos a una vida digna, una vivienda y un entorno seguro?

Creo que un enfoque de derechos humanos es fundamental para abordar el desplazamiento climático, ya sea que se aplique antes, durante o después de un evento relacionado con el clima. También es cierto que no nos dará todas las respuestas. El cambio climático amenaza el sentido de pertenencia y el deseo intrínseco de un hogar. Como Hannah Arendt nos recuerda en su reflexión de aquellos sin una patria, una vez que una persona ha sido desplazada de su hogar, temporal o permanentemente, ha perdido “toda la textura social en la que nació y en la que estableció un lugar distinto en el mundo.” Por lo tanto, no podemos simplemente ignorar la pérdida de lugar porque es irremplazable. Sin embargo, ciertamente podemos implementar un enfoque de derechos humanos para informar nuestra respuesta y decidir avanzar de una manera que haga justicia a las necesidades de las personas directamente afectadas.

 

* Un activista de las Islas Carteret sobre el tema del desplazamiento inducido por el clima.

Foto destacada: Forsaken Fotos

De interés:

Powered by swapps