Dejusticia-WHITE-with-transparent-background

Inocentes latinoamericanos en prisión: ¿qué hacer para prevenirlo?

Carolina Villadiego Burbano
febrero 23, 2015

Publicado en: Global Rights Blog

Para la versión en inglés haga clic acá.  Un carpintero colombiano estuvo erróneamente preso y a punto de ser extraditado a Estados Unidos, al haber sido acusado por el delito de lavado de activos. Otro carpintero, esta vez chileno, estuvo nueve meses privado de su libertad cuando fue acusado de robar un supermercado. Un muchacho mexicano fue condenado a 20 años de prisión por asesinato, y se le presumió su culpabilidad y no su inocencia durante todo el proceso. 

 

Fuente: Flickr Creative Commons via Rennett Stowe.

La privación injusta de la libertad genera efectos terribles para quienes la sufren. Pero además, le cuesta al Estado grandes cifras en indemnizaciones. Y como si fuera poco, debilita la confianza en el sistema de justicia penal, pues no solo se detienen y condenan inocentes, sino que ello implica que no sanciona a los verdaderos culpables. 

Pero esto es más grave, si se vive en una región que tiene tasas altas de personas privadas de la libertad, pues las probabilidades de tener inocentes en las cárceles aumentan. En América Latina, la tasa de personas privadas de la libertad en cárceles oscila entre 115 y 449.  

Tasas de la población carcelaria. Fuente: International Centre for Prison Studies.

Tasas de la población carcelaria. Fuente: International Centre for Prison Studies.

Prevenir detenciones equivocadas y condenas erróneas debe ser una prioridad del sistema de justicia penal. Pero, ¿Qué tanto sabemos de las privaciones injustas de la  libertad y las condenas erróneas en América Latina?, ¿Cuántos inocentes están en las cárceles por delitos que no cometieron?, ¿Cuántos programas existen para revisar casos de condenas erróneas o privaciones injustas de la libertad?, ¿Cuántas políticas públicas se han diseñado para afrontar y combatir las causas que llevan a inocentes a las cárceles? 

La verdad es que en la región sabemos muy poco acerca de esta problemática y carecemos de investigaciones sistemáticas que analicen las causas de las privaciones injustas de la libertad. Además, no contamos con programas institucionales que prevengan las condenas erróneas y revisen los casos de personas que son inocentes y están en las cárceles.

Fuente: Flickr Creative Commons via Rafael Estrella. 

Pero, hay un país en la región que está marcando la pauta de cómo enfrentar esta problemática, y está generando mecanismos para enfrentarla. Chile, creó en la Defensoría Penal Pública un proyecto de inocentes en el que identifica casos de inocentes que están en las cárceles, y sistematiza información sobre las causas que generaron la privación injusta de la libertad. Actualmente, ha identificado y sistematizado alrededor de 40 casos. Existen cinco grandes causas que generaron esta deficiencia en el sistema de justicia penal: identificación errónea del imputado en un 35% de los casos; declaraciones falsas en un 28%; mala conducta de agencias estatales (particularmente, policías y fiscalías), en 23%; error de la prueba pericial o baja calidad de la misma en un 10%; y el porcentaje restante se divide entre confesiones falsas y mala defensa. 

Pero además, la Defensoría chilena avanza hacia la consolidación de estrategias para mejorar el sistema de justicia penal y evitar la privación injusta de la libertad. Otros países, empiezan a consolidar proyectos de inocencia o a reconocer el problema en beneficio de la ciudadanía. Por ejemplo, en Colombia un proyecto de una Universidad identifica casos de privaciones injustas de la libertad, y ha descubierto que la identificación errónea del imputado por suplantación de identidad ha sido la causa más relevante para que detener injustamente. Otros países del mundo comparten la necesidad de enfrentar este problema y consolidar proyectos de inocencia.

En suma, privar injustamente de la libertad a una persona inocente es una falla muy grave del sistema de justicia. Además, genera consecuencias nefastas para los inocentes que están en prisión, incluso, en detención preventiva. Aunque los países de América Latina están lejos de conocer la dimensión real del problema, la evidencia sugiere que esta problemática es bastante seria. Pero, hay esperanza en que los países de la región sigan el ejemplo chileno e inicien proyectos de inocencia. Así, estamos en deuda no solo de liberar a quienes están equivocadamente presos, sino también, de entender y  prevenir esta grave falla de la justicia penal.  

Powered by swapps