Skip to content

La Boquilla título colectivo

La comunidad de La Boquilla ha realizado manifestaciones culturales para oponerse a la decisión que le anula su título colectivo. | Cortesía Marly Acuña

La Boquilla reclama que no le arrebaten su título colectivo

El Consejo Comunitario de La Boquilla presentó una apelación a la sentencia que anuló su título colectivo y puso en riesgo su supervivencia en el territorio. Estos son los argumentos.

Por: DejusticiaSeptember 5, 2020

La Boquilla se enfrenta a un alto riesgo de retroceso en sus derechos luego del reciente fallo del Tribunal Administrativo de Bolívar que anuló su título colectivo. Así lo afirman sus pobladores, que liderados por la Junta del Consejo Comunitario, presentaron una apelación firmada por más de 2000 habitantes de este corregimiento de Cartagena para pedir que se confirme la legalidad del título colectivo bajo un lema contundente: “El territorio colectivo es la única garantía para nuestra supervivencia como boquilleros y boquilleras”. 

Esta apelación fue apoyada por Dejusticia y otras organizaciones de la sociedad civil locales y nacionales. En ella explican por qué el Tribunal se equivocó al anular el título con el argumento de que las tierras no podían adjudicarse al Consejo Comunitario por pertenecer a una zona urbana.


Relacionado:

La Boquilla, en riesgo de retroceso


En primer lugar, para llegar a esa conclusión, la sentencia se basó principalmente en el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) de Cartagena y no tuvo en cuenta otras pruebas que confirman el carácter rural de los terrenos: dos certificaciones de la Secretaría de Planeación Distrital, un informe de la Comisión Técnica de la Ley 70 y una resolución del Incoder. Además, el análisis del POT fue incompleto e ignoró normas que incluyen de manera explícita a La Boquilla dentro del componente rural. 

Por otro lado, si se tuvieran dudas sobre la ubicación de los terrenos en zonas urbanas, eso no impide que puedan ser adjudicados a comunidades negras. La Corte Constitucional ha dado a entender que frente a las dudas de interpretación debe aplicarse la favorable a la comunidad.  

Los criterios necesarios para reconocer la propiedad colectiva son: que las comunidades negras hayan ocupado las zonas baldías, rurales y ribereñas que solicitan, y que estas comunidades tengan ahí prácticas tradicionales de producción. Ambos requisitos se cumplen en el caso de La Boquilla, una comunidad fundada por pescadores hace más de 200 años.

 

¿Qué está en riesgo?

Protesta en La Boquilla por anulación del título colectivo.

Protesta en La Boquilla por anulación del título colectivo. Imagen cortesía Consejo Comunitario.

En 2012, La Boquilla y San Basilio de Palenque -a 80 kilómetros de distancia entre sí- recibieron de manos de Barack Obama la titulación colectiva, una figura que reconoce su presencia histórica y ancestral en estos territorios. Pero que además, ha logrado proteger a La Boquilla de la amenaza que implica el desarrollo urbanístico de la zona para su permanencia ahí.

El título colectivo llegó como una esperanza de que los proyectos de infraestructura no volverían a pasar por encima de la comunidad, como ocurrió con la construcción del Anillo vial en los 80, de La Bocana o de la doble calzada Cartagena-Barranquilla. Todas estas obras, sumadas al auge de construcción de hoteles en la zona, afectaron el medio ambiente y la pesca en La Boquilla. 

Para José Gabriel Ochoa, miembro del Consejo Comunitario, aunque en estos ocho años el Estado no ha cumplido con la inversión social que le exige el título, este se ha convertido en una especie de muralla que los ha protegido de desaparecer por cuenta de los megaproyectos. 

Él recuerda que entre 2008 y 2012 se construyeron 18 hoteles en la zona, y desde el título colectivo han logrado evitar las construcciones en su territorio. Por eso, está convencido de que perderlo “significa devolver a La Boquilla 30 años atrás cuando cualquier persona llegaba a comprar unos caseríos y a sacarnos”.

La presidenta del Consejo Comunitario, Irina Zúñiga, también teme que sin el título suban dramáticamente los precios de los servicios públicos y las familias tengan que desplazarse a diferentes barrios de la ciudad. Sin la comunidad junta, desaparecerían tradiciones como la Fiesta del Pescador, los juegos en la playa a pie descalzo o el bullerengue, porque “¿dónde más vamos a bailar bullerengue? Toca perder esa tradición, uno se tiene que adaptar al barrio donde llegue”. 

Por esos riesgos para la tierra, la pesca, la cultura y la supervivencia, el Consejo Comunitario expresa en su apelación que la sentencia del Tribunal “desconoce más de dos siglos de lucha por el reconocimiento y la garantía de nuestros derechos territoriales”.

 

La apelación de la comunidad de La Boquilla cuenta con el apoyo de las siguientes organizaciones sociales y de derechos humanos:

• Red de Consejos Comunitarios del Caribe.

• Consejo Comunitario de la Boquilla – Junta Directiva de la Boquilla.

• Red de Pescadores de la Boquilla.

• Comisión Colombiana De Juristas – CCJ.

• Observatorio de Discriminación Racial de la Universidad de Los Andes.

• Centro de Estudios de Derecho, Justicia y Sociedad – Dejusticia.

• Asociación de restauranteros Afrodescendientes de la Boquilla.

• Colectivo Afro Boquilla Digna.

• Escuela Tambores de Cabildo.

• Corporación Morena.

• Proceso de Comunidades Negras.

• Fundación Mentes Brillantes.

• Corporación batambora.

• Cabildo de Integración Social GAVILANEO.

• Colectivo Comunitario Boquilla T.V.

• Corporación de Desarrollo Integral e Incluyente CORAFROIN.

•  Asociación de Cocteleros ASOCOBOQ.

• Mesa del Movimiento Social de Mujeres.

• Corporación de Masajistas COAFROMASAJISTAS de la Boquilla.

• Asociación de Carperos ASOCARBO.

• Ecoturismo Arriberos EAT.

• Afro Logística S.A.S. de la Boquilla.

• Mujeres Afrodescendientes Grasciela Shaine.

Powered by swapps
Scroll To Top