Futbolistas

Las organizaciones firmantes sostenemos que las declaraciones de Gabriel Camargo Salamanca no son simples opiniones ni mucho menos expresiones pasajeras. Son la muestra de la profunda desigualdad que sufren las mujeres en espacios que, como el fútbol, han sido dominados históricamente por hombres. | Martín Alipaz, EFE

Le pedimos a la Corte Constitucional hacerle un golazo al machismo y proteger los derechos fundamentales de las mujeres futbolistas

Ante las afirmaciones discriminatorias del presidente del Deportes Tolima sobre las jugadoras, Dejusticia, junto a otras organizaciones de mujeres y de derechos humanos, solicitamos al Alto Tribunal que tome medidas para afrontar la violencia estructural en el fútbol femenino.

Por: Dejusticiaseptiembre 4, 2019

En diciembre de 2018, el presidente del Deportes Tolima, Gabriel Camargo Salamanca, sostuvo ante medios de comunicación nacionales e internacionales las siguientes afirmaciones sobre la liga femenina de fútbol: “(…) eso anda mal. Eso no va a dar nada… ni económicamente ni nada de esas cosas. Aparte de los problemas que hay con las mujeresSon más tomatragos que los hombres. Pa’ que vea los problemas, pregúntele a los del Huila cómo están de arrepentidos de haber sacado el título y haberle invertido tanta plata al equipo. Entonces, eso no es… Y fuera de eso (…) es un caldo de cultivo de lesbianismo tremendo.

En vista de que ni la Federación Colombiana de Fútbol ni la División Mayor del Fútbol Colombiano sancionaron a Camargo Salamanca por las declaraciones que entregó y, por el contrario, especularon con clausurar la liga femenina de fútbol, el 26 de diciembre de 2018 el Defensor del Pueblo presentó una acción de tutela contra el directivo por la vulneración de los derechos fundamentales a la igualdad y no discriminación, dignidad, honra y buen nombre de las mujeres futbolistas. En la acción de tutela le ordenó retractarse, pedir disculpas por sus declaraciones contra las futbolistas e impulsar medidas para la inclusión y garantías de las mujeres que ejercen esta profesión.

Después de ser negada por un juez de Ibagué en primera instancia, la tutela llegó a la Corte Constitucional, quien deberá emitir una sentencia al respecto.

En esta parte del proceso, Dejusticia, la Mesa por la Vida y la Salud de las Mujeres, Católicas por el Derecho a Decidir, Casa de la Mujer, Women’s Link Worlwide, Corporación Humanas, el Centro de Derechos Sexuales y Reproductivos, la Corporación Sisma Mujer y Colombia Diversa, le solicitamos a la Corte Constitucional que estudie las declaraciones de Camargo como parte del contexto de violencia al que están sometidas las mujeres en el mundo deportivo, particularmente en el fútbol, y dicte medidas adecuadas para acabar con la discriminación de nuestras futbolistas.

Las organizaciones firmantes sostenemos que las declaraciones de Camargo no son simples opiniones ni mucho menos expresiones pasajeras. Son la muestra de la profunda desigualdad que sufren las mujeres en espacios que, como el fútbol, han sido dominados históricamente por hombres.

En la intervención argumentamos que éstas atentan contra las normas nacionales e internacionales que amparan el derecho a la igualdad entre mujeres y hombres, y la no discriminación por motivos de género u orientación sexual. Adicionalmente, señalamos que las palabras de Camargo no se encuentran protegidas por la libertad de expresión ya que, por la relación de superioridad de Camargo como dirigente deportivo, sus declaraciones afianzan ante medios de comunicación la reproducción de estigmas y estereotipos sobre las mujeres deportistas.

Finalmente, consideramos que para afrontar la violencia estructural contras las futbolistas y avanzar hacia la igualdad de las mujeres es necesario establecer, por lo menos, tres clases de medidas:

(i) la creación de protocolos de denuncia y sanción de discriminación, acoso y violencia de género dentro del fútbol;

(ii) la creación de un comité intersectorial de seguimiento a este protocolo y, en general, a las actividades de los directivos y las autoridades del fútbol colombiano, el cual debe tener representación de las jugadoras profesionales, las asociaciones de jugadoras y jugadores de fútbol, órganos de control como la Defensoría del Pueblo y la Procuraduría, y organizaciones de la sociedad civil que trabajan por la igualdad de género; y

(iii) la implementación de medidas pedagógicas sobre género dentro de los equipos y al interior de las entidades rectoras de este deporte en Colombia.

Vale recordar que hace unos días la Corte Constitucional emitió un fallo histórico en contra de la discriminación de las mujeres en el fútbol. Ante la expulsión de un equipo del torneo de Pony Fútbol, por el solo hecho de tener una niña dentro de sus jugadores, la Corte concluyó que existió por parte de los organizadores una postura sexista y discriminatoria por razones de género.

En las manos del Alto Tribunal se encuentra la oportunidad de hacerle otro golazo al machismo dentro y fuera de las canchas, estudiar la discriminación estructural por razones de género en el fútbol, y emitir medidas para avanzar hacia la igualdad real y afectiva de las mujeres en los deportes.

Powered by swapps