Skip to content

Los hombres trans deberían estar exceptuados de prestar el servicio militar pues han sido históricamente discriminados y su vida podría correr peligro en las filas del Ejército. | Imágenes: Mindefensa y EFE

Junto a la Fundación Ayllú y la Red Distrital de Hombres Trans, publicamos un libro que propone exonerar a los hombres trans de prestar el servicio militar

La exoneración les permitiría a los hombres trans tener la libreta militar y superar las barreras para conseguir empleo, acceder a educación y evitar estar expuestos a distintas violencias.

Por: October 7, 2021

Los hombres trans en Colombia están atrapados en un limbo: no están exonerados de prestar el servicio militar y tampoco pueden hacerlo porque correrían peligro. Como consecuencia, no tienen libreta militar, lo que les genera barreras para acceder a trabajo y educación; además, los deja expuestos a la violencia por parte de la fuerza pública.

Como una alternativa a esta situación, la Fundación Ayllú y la Red Distrital de hombres trans, con el apoyo de Dejusticia, escribimos el libro Hombres trans y libreta militar, que lanzaremos el jueves 7 de octubre a las 5pm vía Facebook live.


Descarga el libro Hombres trans y libreta militar

En el documento, los autores cuentan desde su experiencia personal las barreras y temores que viven en la vida cotidiana y exploran la exoneración de prestar el servicio militar obligatorio como una salida a este problema. De esta manera podrían obtener la libreta militar, un documento crucial para ejercer derechos cotidianos. 

La propuesta implicaría modificar el artículo 12 de la Ley 1861 de 2017 que reglamenta el servicio militar en Colombia y que exonera a varios grupos de hombres (como las víctimas del conflicto, hombres con discapacidad, indígenas, entre otros) de este deber. Argumentamos que, al igual que estos grupos, los hombres trans deberían estar exceptuados pues han sido históricamente discriminados y su vida y dignidad también podrían correr peligro en las filas del Ejército.

Al proponer la exoneración como salida, respetamos las visiones de aquellos hombres trans que quieren prestar servicio militar y de quienes objetan conciencia. Nuestra propuesta no va en contravía de estas visiones y, al contrario, apoya que cada hombre trans decida la alternativa legal que más se amolde a su proyecto de vida.

La vida sin libreta militar

Como explicamos en el libro, la libreta militar es un documento que en el mundo práctico funciona como una marca de género, como una insignia de que se es un hombre ante el Estado y la sociedad. 

Una de las consecuencias más frecuentes de no tener libreta militar es la dificultad para encontrar trabajo. Cerca del 95% de los hombres trans en Bogotá no tiene contrato de trabajo y casi el 80% ha sufrido discriminación para acceder a un empleo según OutRight International. El resultado es que no los contratan o se ven obligados a desistir en medio del proceso y a aceptar trabajos precarios. 

Eso le ocurrió a Brian Tique, un hombre trans de Bogotá, cuando se presentó al cargo de auxiliar de bodega en una empresa: “Pasé todas las pruebas y la entrevista. Cuando me pidieron la libreta militar les dije que estaba en proceso porque soy un hombre trans. Me dijeron que me llamarían y nunca lo hicieron”.

Por no tener libreta militar, los hombres trans también suelen perder oportunidades para estudiar, acceder a becas y posgrados. Al 89% de ellos en Bogotá les han vulnerado su derecho a la educación, según la política pública LGBT de esta ciudad.

A todo esto se suma el temor permanente de salir a la calle, que un policía les pida sus documentos y ser objeto de burlas, de violencia o que los acusen de llevar documentos falsos. Lukas Morales ha vivido varias veces esta escena: “Cuando le pasé el documento, el policía me dijo: ‘venga pero esto está mal porque dice que usted es mujer y usted es hombre’. Le expliqué que no había podido hacer el trámite para cambiar mis papeles. Ahí empezaron a decir que era puro cuento, que yo tenía trucados los papeles”. 

Situaciones como la de Lukas son frecuentes porque muchos hombres trans prefieren no hacer el cambio de sexo en sus documentos para evitar un miedo peor: que los recluten. “No he podido cambiar el componente sexo en la cédula por el temor que me da que un militar me pida el documento y, al no tener la libreta, me lleve”, dice Juan Esteban Gámez, de Cúcuta.

Los hombres trans no deberían sentirse forzados a esconder quiénes son para proteger sus vidas. Tampoco deberían tener que salir con miedo a la calle, ni a buscar trabajo, ni a aplicar a una beca. Por eso creemos que la exoneración es la salida. 

Contacto de prensa:

Marcela Madrid Vergara: [email protected]

Juan José Lizarazo: [email protected] 

Powered by swapps
Scroll To Top