#NiUnPasoAtrás

Por: julio 1, 2018

En el día Internacional del Orgullo LGBTI, en Dejusticia recordamos algunos de los avances más importantes en los derechos LGBTI y las razones por las cuales es crucial para nuestra democracia que no haya ningún retroceso en ese sentido.


|

Desde 1982, en Colombia se celebra el día internacional del orgullo LGBTI la última semana de junio. Cada año, miles de personas, familias y organizaciones de distintas ciudades y municipios del país salen a las calles a marchar por la diversidad, a hacer visible a la población LGBTI, a reclamar la igualdad de derechos y a decirle no a la discriminación.

La población LGBTI en Colombia y en el mundo a sido víctima de reiteradas violaciones a los derechos humanos y considerada como ciudadanos de segunda categoría A propósito del Examen Periódico Universal (EPU), distintas organizaciones colombianas elaboraron un documento en el que señalaron que “(…) entre 2013 y enero de 2018 se registraron en Colombia 465 homicidios de personas LGBT y al menos 148 corresponden a asesinatos motivados por el prejuicio hacia la orientación sexual o la identidad de género de las víctimas.”. Además, denunciaron cuatro ejecuciones extrajudiciales, 373 hechos de violencia policial y 161 amenazas contra esta población. A todas estas cifras hay que sumar la discriminación diaria que vive la población LGBTI y que difícilmente puede registrarse. Un ejemplo claro es el llamado bullying homofóbico estudiantil que a diario viven niñas, niños y adolescentes con identidades u orientaciones diversas, quienes son objeto de burlas, golpes y distintas violencias y que en algunas ocasiones termina en trágicos desenlaces, como el suicido de Sergio Urrego.

Los derechos LGBTI han sido y siguen siendo un campo de disputa. Los setenta y ochenta fueron décadas de movilización social y solo hasta los años noventa la Corte Constitucional reconoció las demandas del movimiento LGBTI y vimos por primera vez una Colombia distinta que, al menos judicialmente, le daba paso al respeto a la diversidad. Por nombrar algunas victorias, dicha Corte declaró inconstitucional las normas que prohibían a las personas LGBTI expresar cariño en público, ejercer la profesión docente, disfrutar los derechos patrimoniales y la pensión de sobrevivientes, y el reconocimiento de las familias homoparentales. El matrimonio y la adopción plena siguen siendo una deuda pendiente.

Pero hoy muchos de estos avances en los derechos a la igualdad plena se han visto amenazados. En el panorama político actual desde distintos sectores se ha empezado a impulsar una agenda que busca limitar los derechos de la población LGBTI. Ejemplos de esto han sido el referendo discriminatorio para prohibir la adopción de solteros y parejas del mismo sexo; la movilización en contra de las modificaciones a los manuales de convivencia para, entre otros objetivos, disminuir el bullying homofóbico en las escuelas; la movilización de votantes durante el plebiscito del Acuerdo de Paz en contra de la mal llamada “ideología de género”, y la movilización política en las elecciones al Congreso y a la Presidencia de la República del 2018 con campañas abiertamente homofóbicas.

En este panorama de derechos ganados, derechos por ganar y riesgos de retrocesos sociales y legales en contra de la población LGBTI, hoy, primero de julio, desde Dejusticia y otras organizaciones como Colombia Diversa y Sentiido decimos #NiUnPasoAtrás a los derechos de la comunidad LGBTI.

En el día Internacional del Orgullo Gay, reproducimos algunas de nuestras columnas más recientes sobre el tema:

Colegios con manuales matoneadores, Nina Chaparro

-Democracia y minorías, Rodrigo Uprimny

-Referendo contra los niños, Rodrigo Uprimny

-¿Congresistas o notários?, Rodrigo Uprimny

-Campaña contra el odio

-¿Es posible construir un puente entre la Iglesia católica y las personas LGBTI?

 

Powered by swapps