Skip to content

La lucha por la justicia climática es n asunto urgente para una organización como Dejusticia. | EFE

¿Por qué luchar contra el cambio climático junto a Dejusticia?

Decidimos unirnos como organización a la lucha por la justicia climática y ambiental, aportando desde nuestra experiencia en la defensa y promoción de los derechos humanos. Con investigación, acciones de incidencia y procesos de formación, buscaremos aportar en contextos donde la lucha contra el cambio climático es crucial: la Amazonia y la región insular del Caribe están entre nuestras prioridades.

Por: DejusticiaDecember 15, 2021

No hay dudas. El cambio climático representa una amenaza inmediata y de gran alcance para el goce efectivo de los derechos humanos. Por sus impactos sobre el derecho a la vida, la salud, la alimentación, el agua, la vivienda, al desarrollo, la autodeterminación, y hasta los derechos a vivir sin discriminación, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU ha dicho esta emergencia global implica unos retos a los que la humanidad no se enfrentaba desde la Segunda Guerra Mundial.

La dimensión del problema se agudiza cuando confirmamos que quienes más ven sus derechos afectados son las poblaciones que históricamente han vivido en condición de vulnerabilidad, como niños, niñas, pueblos indígenas, mujeres, personas  afrodescendientes y otros grupos. El cambio climático profundiza las desigualdades y, de agravarse, socavará el futuro de las generaciones que vienen, sobre todo de los más pobres y excluidos.

Pese a esto, la producción académica, la generación de estrategias de incidencia y la formulación de políticas públicas para enfrentar los impactos del cambio climático con perspectiva de derechos humanos, siguen siendo muy limitadas.

En Colombia, donde ya vemos cómo el cambio climático se manifiesta en forma de fuertes inundaciones y tormentas tropicales (como ocurrió con el huracán Iota en el archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina en noviembre de 2020), falta un camino largo por recorrer.

Si bien las comunidades, la academia y la sociedad civil hacen esfuerzos por entender cómo este fenómeno nos impacta, nos transforma, y cómo podemos enfrentarlo, las acciones tomadas por el Gobierno bajo el imperativo climático no siempre son las indicadas. Por ejemplo, los operativos militares antideforestación Artemisa terminan por criminalizar las actividades de campesinos, indígenas y afro, vulnerando sus derechos humanos.

Por eso, en Dejusticia decidimos unirnos como organización a la lucha por la justicia climática y ambiental, aportando desde nuestra experiencia en la defensa y promoción de los derechos humanos. Con investigación, acciones de incidencia y procesos de formación, buscaremos aportar en contextos donde la lucha contra el cambio climático es crucial: la Amazonia y la región insular del Caribe están entre nuestras prioridades.

Para aportar desde lo que sabemos en estos lugares y contextos, necesitamos que nuestros amigos y aliados nos den una mano. Por eso creamos la Liga Dejusticia, un esfuerzo de nuestra organización para recaudar donaciones de quienes nos siguen y valoran el impacto de nuestro trabajo. Inicialmente, los recursos serán destinados a la defensa de la justicia climática y ambiental.

Donar a Dejusticia, ser parte de la Liga Dejusticia, es una apuesta por la garantía de los derechos humanos de todos los frentes que esta crisis nos presenta hoy, y que no puede hacerse esperar.

DONA AQUÍ

De interés:

Powered by swapps
Scroll To Top