Los territorios de la paz: la construcción del Estado local en Colombia

Foto: Sonny Abesamis

Los Acuerdos de Paz representan una gran variedad de retos para el país. Uno de ellos consiste en llevar a cabo el gran proyecto nacional de construcción de Estado en la periferia.

Con la firma del “Acuerdo final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera”, Colombia entra en una nueva fase. Si el acuerdo entre el Gobierno nacional y las FARC le pone fin a una guerra de 52 años y cierra la etapa de negociación, estaremos ante los desafíos —aún más complejos— de la construcción de la paz.

Mediante la colección Ideas para construir la paz, Dejusticia busca aportar a esta tarea mediante documentos temáticas que ofrecen diagnósticos y propuestas sobre algunos de los retos institucionales centrales de esta nueva etapa. Uno de ellos consiste en llevar a cabo un gran proyecto nacional de construcción de Estado en la periferia del país.

En “Los territorios de la paz” se sostiene que un proyecto semejante debe tener al menos dos condiciones: 1) partir de un estudio juicioso de los distintos tipos de municipios y de las realidades sociales y políticas que allí existen, y 2) proponer un adecuado balance entre imposición del orden y participación popular. Esta no es una tarea fácil. Después de todo, llevar el Estado a la periferia es una promesa incumplida que tiene más de dos siglos en la historia de Colombia.


Al concentrarnos en las instituciones públicas, en esta colección asumimos un punto de partida ampliamente documentado en la sociología institucional: la heterogeneidad del Estado colombiano. La llamada “paradoja colombiana” —la coexistencia de la violencia y la estabilidad democrática, de la guerra en unos territorios y la relativa normalidad ins-titucional en otros— tiene una contraparte en la estructura dispar de las instituciones públicas.

Mientras que la misma institución puede ser sóli-da y meritocrática en las ciudades principales, puede estar capturada por poderes irregulares locales y carecer de la mínima infraestructura en la periferia colombiana. Por ello, y porque el futuro de la paz se juega en las regiones, en las publicaciones de esta colección intentamos prestar tanta, o más, atención a la periferia del país —incluidos los territorios más afectados por la violencia— que a los centros tradicionales de poder.

Powered by swapps