Dejusticia-WHITE-with-transparent-background

Renovación de caminos hacia la paz en Filipinas: derecho internacional y amnistías

Dejusticia
marzo 8, 2017

Publicado en: Global Rights Blog

En 2016 asistí a un lanzamiento de un libro en Manila relacionado con el proceso de paz comunista en las Filipinas, cuando surgió el tema de la amnistía. Me di cuenta de que, si bien había escasa conciencia de las complejidades del tema, la amnistía era fundamental para la resolución del conflicto, pero también era una posible mina en el camino.

 

To read this blog in English, click here.

 

Por Priya Pillai*

 

En 2016 asistí a un lanzamiento de un libro en Manila relacionado con el proceso de paz comunista en las Filipinas, cuando surgió el tema de la amnistía. Me di cuenta de que, si bien había escasa conciencia de las complejidades del tema, la amnistía era fundamental para la resolución del conflicto, pero también era una posible mina en el camino. En el tiempo que tomé para reflexionar, investigar y escribir este texto, ha habido innumerables giros y vueltas en el proceso de paz, no todos ellos positivos. El colapso más reciente de las conversaciones de paz gira en torno a la liberación de los presos políticos y la cuestión de la amnistía. Asi no lo queramos, la cuestión de la amnistía está ahora en el centro.

Cuando finalmente el proceso de paz reaviva, el alcance potencial de cualquier ley de amnistía será un obstáculo preliminar. Creo que el derecho y la práctica internacionales relevantes son importantes para guiar la discusión de manera significativa.

Leyes Filipinas Sobre Amnistía: Relevancia Y Antecedentes     

Los procesos de paz en curso en las Filipinas están relacionados con la insurgencia comunista de larga duración, así como con los bangsamoros (el término usado para referirse a la entidad política en el sur de Filipinas de los moros, un grupo étnico musulmán). La reanudación de las conversaciones con el Partido Comunista de las Filipinas – Nuevo Ejército del Pueblo – Frente Democrático Nacional (CPP – NPA – NDF) en 2016 dio como resultado la liberación de sus líderes de la carcel, así como la consideración de la amnistía para los presos políticos. Sin embargo, a principios de febrero de 2017, este proceso se ha desmoronado con un pico de violencia. Este colapso se basa predominantemente en la demanda de la liberación de unos 400 presos políticos, con el Presidente afirmando que esto sería “prácticamente la concesión de amnistía”.

El quid de la cuestión es la percepción de impunidad en la concesión de la amnistía, debido a una larga y accidentada historia del uso de las leyes de amnistía en la Filipinas. El dominio colonial español y estadounidense, a través de la dictadura de Marcos y las administraciones posteriores, han utilizado todas las leyes de amnistía. Estas leyes han variado en los tipos de delitos amnistiados, así como en las condiciones previas. La mayoría requiere la entrega de las armas y municiones voluntaria, a veces acompañada con un juramento de lealtad a las Filipinas. Delitos como la tortura , secuestro extorsivo , incendios premeditados , matanza o la tortura de civiles no combatientes , violación y delitos contra la honestidad , y el uso y el tráfico de drogas ilegales han sido excluidos del ámbito de aplicación de algunas leyes de amnistía. La amnistía ha sido emitida para las acciones policiales y militares en operaciones de contrainsurgencia , motín , intentos de golpe , para los colaboradores  en la Segunda Guerra Mundial, exiliados políticos que se oponen a la ley marcial, así como en los casos relacionados con el conflicto armado con los comunistas y en el sur de Filipinas .

Esta ilustración de la frecuencia, extensión y alcance de las leyes de amnistía indica que en Filipinas el lenguaje de la “amnistía” no es nuevo. De hecho, la amnistía ha sido excesivamente usada en la medida en que su valor ha disminuido, y ahora es vista principalmente como un medio para escapar de la rendición de cuentas.

Parametros de la amnistía: derecho y práctica internacionales

El marco normativo internacional en relación con la amnistía ha evolucionado considerablemente en las últimas dos decadas. Anteriormente, había muchos ejemplos del uso irrestricto de las disposiciones de amnistía que arraigaban la impunidad. Ahora existen importantes restricciones legales internacionales, en consonancia con la evolución de la obligación legal internacional para el enjuiciamiento, que se refleja en parte en el Estatuto de Roma que creó la Corte Penal Internacional. Una amnestia ‘cobija’ o que lo abarca todo ya no es aceptable, y no es permisible para el genocidio, los crímenes de guerra y contra la humanidad, según la ONU.

Los Estados parte del Estatuto de Roma (incluyendo a Filipinas ) están bajo la obligación legal de criminalizar y perseguir los delitos definidos en el marco del estatuto. Por otra parte, las leyes de la guerra, incluidas las obligaciones que emanan del Protocolo II adicional a los Convenios de Ginebra (relativas a los conflictos armados no internacionales) también rigen sobre la Filipinas. Estas obligaciones se reflejan en Filipinasen parte  a través de la legislación interna.

Si bien estas consideraciones deben ser equilibradas contra cualquier amnistía potencial, no significa que la amnistía es imposible. La legalidad de su uso depende del contenido y el contexto de la amnistía. Puede considerarse una amnistía «condicional» o limitada, basada en el cumplimiento de determinadas condiciones y para determinados actos.

Los beneficiarios de amnistías condicionales podrían incluir “presos políticos”, que han cometido crímenes contra el Estado con fines políticos. En muchas jurisdicciones, los delitos como la sedición, los crímenes contra el Estado, el derrocamiento del Estado, los disturbios, la rebelión, etc., podrían clasificarse simplemente como “crímenes políticos”. Sin embargo, la distinción entre crímenes “ordinarios” y “políticos” a menudo no es tan fácil de deducir, como se ejemplifica en el caso de Colombia. Los delitos relacionados con crímenes políticos son aún más nebulosos y pueden incluir el terrorismo y el narcotráfico. Además, no todas las leyes de amnistía resultan en la extinción completa de la responsabilidad. Puede haber indulgencia en la sentencia por crímenes que no están exentos en su totalidad, o el uso de los enfoques de justicia restaurativa.

Las amnistías se han aplicado con éxito (hasta ahora) en Irlanda del Norte , han tenido cierto éxito en Sudáfrica y han sido descartadas en Nepal El Salvador . Estos diversos resultados se deben a las variaciones en la forma y sustancia de las disposiciones de amnistía. En la formulación de cualquier amnistía, las necesidades de las víctimas deben ser tenidas en cuenta a través de consultas y referendos para asegurar que sean escuchadas. Debe haber un enfoque calibrado para cualquier ley de amnistía, con un cuidadoso examen de las categorías de receptores potenciales (como aquellos que pueden haber cometido violaciones menores o con menos responsabilidad), así como por la variedad y tipos de delitos. La necesidad es tener más y no menos matices.

Conclusión

Si bien puede parecer contradictorio hablar ahora de amnistía, creo que es un momento crítico para abordar el tema. En Filipinas, la reacción adversa a la amnistía tiene, en su raíz, una profunda desconfianza en el mecanismo. La suposición de que la amnistía equivale automáticamente a la impunidad se debe a su legado en Filipinas, que no refleja las importantes salvaguardias que han evolucionado en el derecho y la práctica internacionales vigentes. El camino hacia la paz puede depender de una comprensión más amplia y la aplicación de los desarrollos internacionales relacionados con la amnistía, para cumplir los fines de la paz, así como la justicia.

 

* Priya Pillai es abogada e investigadora, con experiencia en derecho internacional y justicia transicional. Priya ha trabajado anteriormente en el Tribunal Penal Internacional para Yugoslavia, la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja y con ONGs en la aplicación nacional del derecho internacional. Tiene un doctorado en derecho internacional del Gradute Institute en Ginebra, una LL.M de la Universidad de Nueva York y una licenciatura en Derecho de la Escuela Nacional de Derecho, Bangalore, India. Vive actualmente en Manila, y le puede escribir a pillai_p@hotmail.com

Powered by swapps